www.mariaaguilerapsicologa.com

CUANDO LOS CELOS SE DISFRAZAN DE AMOR

¿Cómo puedes saber si es amor lo que sustenta tu pareja o son los celos y el control?.

Comportamientos como:

  • Control de horarios, salidas
  • Control de la ropa y/o maquillaje
  • Control de la sexualidad
  • Control del móvil y redes sociales
  • Control de amistades.

En algunas relaciones de pareja, se ponen en juego comportamientos muy sutiles  que pueden ser confusos, haciéndote creer que se comporta así porque te quiere mucho, porque no te quiere perder, llegando a pensar que es una enorme muestra de amor.

Si estos comportamientos se repiten en el tiempo, y cada vez son más intensos seguramente estés en una relación donde prima el control del otro en vez del cuidado de otro.

Te suena haber escuchado a tu pareja comentarios como:

  • “Somos novios y por eso no debemos tener secretos, y por eso miro tu móvil y me sé tus contraseñas”.
  • “Ese amigo no te conviene”.
  • “Me gustas más sin pintar” o “Me gustas más maquillada, pero no tanto”.
  • “Vas muy llamativa vestida” o “Sabes que ese pantalón no me gusta que te lo pongas”.
  • “Es que te quiero tanto que me pongo celoso-a”.
  • “Yo sin ti no soy nada, no me abandones”.

Todos estos comportamientos si se extienden en el tiempo, y aumenta su frecuencia, probablemente crearán una relación de maltrato psicológico. Donde la persona que lo sufre lo justificará y negará probablemente.

Las formas más habituales son el control y aislamiento de los amigos, seres queridos, compañeros de trabajo o de estudios.

A veces es normal sentir miedo al pensar en perder a tu pareja, también puede ser normal que te guste ver a tu pareja un poco celosa. En cambio, si vuestra relación se basa en la confianza, no habrá razón para sentirte insegura-o y no tendrán cabida los celos.

El “sano” amor es aquel en el que te gusta que tu pareja que no tenga celos, ni tampoco provocar que sienta celos para sentir que te quiere. Cuando uno siente el sano amor, te gusta ver a tu pareja tranquilo y feliz contigo, y que no sufra.

Los celos no tienden a disminuir con el tiempo, van a más y se vuelven más destructivos, a medida que la relación se va estabilizando. Están relacionados con inseguridad y miedo. Con querer poseer al otro, y con el control.

Las creencias que tienes sobre el amor, se forman principalmente en la adolescencia con nuestras primeras experiencias amorosas, aunque también influyen y mucho los modelos de amor que había entre nuestros padres, o principales cuidadores en nuestra infancia.

Estas creencias se fraguan en la adolescencia y rigen nuestras relaciones incluso en la etapa adulta.

Este modelo de amor en el que basamos nuestras creencias es el llamado AMOR ROMÁNTICO. Se basa en los cuentos donde las chicas sueñan con un príncipe azul y donde el ideal amoroso está lleno de mitos y estereotipos. Es decir, te comportas tal y como te exige tu cultura, sociedad y no por lo que sientes, deseas o necesitas.

ESTEREOTIPOS DEL AMOR ROMÁNTICO

Las chicas interiorizan el amor como entrega total.

Los chicos tendrían más en la idea del amor como algo que poseer, algo que  la otra persona les debe dar de manera incondicional, así ellos recibir y retener.

Cuando se rompe este modelo, la utilización de la violencia como estrategia de control y sometimiento puede aparecer.

EL MITO DE LA MEDIA NARANJA

El mito de la media naranja nos asegura que somos seres incompletos/as, y que para amar de verdad y ser felices en la vida necesitamos completarnos, y cómo, pues con nuestra otra mitad. Hasta que no la encuentres no serás feliz.

No crees que sería mejor tener como modelo de amor aquel que apoye que somos seres completos, que puedes ser feliz con tu vida (familia, amigos y amigas, trabajo, el tiempo de ocio..).

Puedes encontrarte con otro ser completo, y acompañaros en la vida sin querer completar al otro.

Y si en algún momento la relación se termina, los dos seguirán siendo seres “enteros”, y nada de media naranja.

Te mando un abrazo

María

Te invito a leer otros artículos

FASES DE LA PÉRDIDA

EL ERROR MÁS COMÚN DE PADRES Y MADRES

CÓMO RESOLVER CONFLICTOS

Ir al contenido