www.mariaaguilerapsicologa.com

NADIE QUIERE HABLAR DE SUICIDIO

Hoy 10 de septiembre es el DIA INTERNACIONAL DE LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO

El suicidio, la ideación suicida (pensarlo) o los intentos, son uno de los problemas de salud más graves en la actualidad.

El suicidio es una de las principales causas de muerte, no naturales en nuestro país. Es verdaderamente preocupante los datos de suicidios en jóvenes sin distinción entre hombres o mujeres. Hay cifras alarmantes como que, por cada suicidio consumado, hay  20 intentos.

Hay una clara relación, según estudios, entre la depresión y el suicidio. La mayoría de las personas que se suicidan parecen estar deprimidas y la mitad de las personas diagnosticadas con depresión, tienen ideas suicidas.

No se trata de alarmar. De hecho, el suicidio es un tema tabú, incluso en los medios de comunicación porque se ha creído siempre que si se habla del suicidio se estaría alentando a las personas que lo tienen como posibilidad, a que finalmente lo hagan. Pues flaco favor estamos haciendo. Esto es un error y uno de los mitos sobre el suicidio. Por lo tanto, habría que visibilizar este problema tan grave. No podemos seguir mirando hacia otro lado.

Las características de una persona que se suicida son muy heterogéneas, a nivel cultural, económico, formativo, etc, con lo que pone encima de la mesa una dificultad añadida para su detección y prevención.

LOS MITOS MÁS COMUNES SOBRE EL SUICIDIO

  • El que dice que quiere acabar con su vida no lo hace, solo quiere llamar la atención. Pues comentaros que según investigaciones recientes, de cada 10 personas que se suicidan, 9 expresaron de forma clara su intención y la otra hizo pequeñas señales de que lo haría. Dento de estas creencias, escuchamos esa frase que dice “el que se quiere suicidar no lo intenta, lo hace”, o “la persona que se quiere suicidar no avisa”. Y todo lo contrario, se sabe que la mitad de las personas que se han quitado la vida, han acudido a Salud Mental antes del suicidio, o han hecho comentarios a familiares respecto a “no querer seguir viviendo”, o “esta vida no tiene sentido”.
  • Si hablas con una persona que podría estar en riesgo sobre suicidio, se le puede estar animando a que lo haga. Únicamente esto lo que dice es que da terror hablar sobre este asunto. Pero nada más lejos de la realidad, ya que está demostrado que la persona al hablar de su intención disminuye la presión y tensión y reduce el peligro de finalmente quitarse la vida. Hablar de lo que nos pasa aligera el malestar.
  • La persona suicida desea morir. Esta es otra falacia. La persona que sufre este malestar, se mueve entre el deseo de vivir o morir. Seguiría viviendo si se produjeran pequeños cambios.
  • Solo las personas con problemas extremadamente graves se quitan la vida. Como he comentado antes el suicidio es MULTICAUSAL. Y por otro lado, para cada persona un problema puede ser más o menos grave, dependiendo de distintas causas.

QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER (dirigido a familiares, amigos, pareja)

  • No lo juzgues, criticando su manera de pensar. Si la persona te comenta este sentir, no le digas frases como “anda, mujer, si tienes una familia maravillosa”, o “venga, anímate, que pronto es viernes”, claro que se hace con la mejor intención, pero a la persona no la estás ayudando ya que, anulas su sentimiento, cortas su expresión, le pides que esté feliz cuando lo que está sintiendo es un profundo dolor.
  • Si hay una amenaza, tómala en serio.
  • Lo que necesita de ti es escucha y atención. Reconoce que está pasando ahora por una situación muy dura, no le quites importancia.
  • Ser amable y respetuoso.
  • Puedes hablar abiertamente y de manera clara sobre su idea de suicidio, sin miedo. Tú no le vas a dar la idea de suicidarse.
  • Intentar conocer los motivos que le llevan a querer quitarse la vida, y hablar de posibles maneras de solución o simplemente dar apoyo emocional “Estoy aquí para escucharte”, “me gustaría que me dieras la oportunidad de ayudarte”
  • Estar atentos a señales de alarma.

A nivel institucional, no hay desarrollado aún en España, un necesario  Plan Nacional de Prevención contra el Suicido. Sería crucial para dar visibilidad y realizar programas dirigidos a las poblaciones más tocadas por este tema.

Si tienes cualquier duda, estoy encantada de leerte.

Un fuerte abrazo

Te invito a leer otros artículos

NADIE QUIERE HABLAR DE SUICIDIO

EL ERROR MÁS COMÚN DE PADRES Y MADRES

FASES DE LA PÉRDIDA

Ir al contenido